María Virginia Jaua – Idea de la ceniza

And the rest should be silence…

virginia jaua idea de la ceniza.cdr            «Filosofar es aprender a morir», decía Derrida. Esta frase, incluida en el libro Idea de la ceniza (Periférica, 2015), quizás sirve para comprenderlo en su totalidad. Prestemos, pues, mucha atención, porque Idea de la ceniza es una “novela” difícil: difícil de leer, de comprender, de reseñar y, como supongo, difícil de escribir para María Virginia Jaua.

            Pongo “novela” entrecomillada porque nos encontramos frente a un texto que bien podría ser novela epistolar y bien podría ser un ensayo. Pero dejemos los géneros, que solo sirven para clasificar y este libro no se merece ser clasificado. Porque lo que es importante aquí no son ni los personajes, ni el narrador, ni la ambientación, ni la tensión narrativa, ni tan siquiera la emoción: solo y únicamente las cenizas. Las cenizas de la pérdida de un ser amado sin el rastro concreto del dolor.

            Idea de la ceniza es un libro sobre el duelo, es un ejercicio espiritual para aceptar dicha muerte. Mediante la recopilación de unos emails que los enamorados se envían en la distancia descubrimos su amor, el recuerdo de ese amor que sigue sobreviviendo aunque uno de los personajes haya dejado de existir. Lo único que queda son las cenizas, transformadas en palabras, de sus protagonistas que, durante todo el relato, se funden en uno. De hecho, no sabemos con exactitud quién está hablando, a no ser que sea por el género de algún adjetivo o participio, ya que en realidad no importa.

            Sin embargo, no es un libro para todo el mundo. Es exigente, requiere mucha atención, mucho conocimiento y, en parte, mucha sensibilidad. Para quien esté buscando una mera novela sobre el amor o sobre la pérdida del ser querido con la que entretenerse y con la que no pensar en exceso, le diría que hay muchas, y que busquen También esto pasará. Pero si lo que buscáis es un texto que os haga reflexionar, que se os plantee como el reto que seguro también se le planteó a la escritora, sin duda es vuestro libro.

            De Idea de la ceniza agradezco que me haya hecho intentar unir todas las neuronas que me quedan para comprender el duro proceso que conlleva el duelo, aunque reconozca que mi carencia del suficiente bagaje filosófico y de la necesaria experiencia con la muerte me haya imposibilitado para disfrutarlo completamente.

            De todas maneras, este “epitafio” en forma de texto es original —adjetivo que es muy difícil de encontrar dentro de la marabunta de libros que se publican cada mes— y es muy recomendable. María Virginia Jaua ha conseguido crear, a través de las cenizas, dos personajes que son uno y que, en gran parte y gracias a las palabras, siguen sobreviviendo.

… Y a pesar de la distancia, tu pensamiento es lo único que alcanzo a escuchar, lo único que en medio de todo este estruendo  «habla». (p. 30)

NOTA: 3,5/5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s