Amos Oz – Mi querido Mijael

Una suave brisa tocará los pinos. Los horizontes palidecerán poco a poco. Y sobre los grandes espacios caerá una fría calma.

mi querido mijael            El detrimento de una relación y la descripción de la vida doméstica por parte de la esposa, aburrida de la rutina del hogar, no es un tema excepcionalmente original. Por este motivo, a la hora de enfrascarnos en la lectura de Mi querido Mijael, del escritor israelí Amos Oz, nos vemos con la necesidad de encontrar algo más fuera del argumento: una profundidad emocional espectacular de los personajes, una ambientación sublime o un espléndido estilo de escritura. Siendo optimistas y dándole el valor que se merece a una de las primeras creaciones del tan consagrado Amos Oz, podemos adelantar que sale airoso de la encrucijada de haber elegido con tan sólo 26 años contar una historia tan común desde la perspectiva femenina.

            Así pues, en Mi querido Mijael nos encontramos el Jerusalén de mediados del siglo XX y, dentro de este ambiente, nos presenta a Jana, una chica muy joven, estudiante de letras y amante de la literatura, de la poesía y de lo abstracto. Descrita por el padre de Mijael, Ezequiel, como una poeta sin escribir poesía, Jana sólo puede dar rienda suelta a su emotividad en sueños, pese a que intente dejarse llevar y ser racional, creando mundos fantásticos donde todo es un campo de guerra. Su temperamento puramente emocional, su fuerte personalidad y su intenta necesidad para buscar los extremos —a un nivel tan grande que a veces requiere crearlos ella misma— choca con Mijael, estudiante de Geología, cuya personalidad nos es descrita por la propia Jana como puramente racional, buscando únicamente los hechos para alcanzar la verdad.

            Da la impresión de que el joven Amos Oz, cuando se dispuso a escribir esta novela, intentó poner toda la carga en la descripción, tanto de la intensidad de los personajes como del sentimiento de pertenecer a Israel en los años cincuenta. Sin embargo, parece no es capaz de describir las profundidades de una mujer, tan aburrida y tan dañada mentalmente por culpa de su estatismo familiar. Incluso el testimonio de Jana, a pesar de estar contado en primera persona, no sólo no emociona ni nos hace empatizar sino que, además, parece estar narrado por las suposiciones de Mijael a la hora de entender a su delirante mujer y nos hace replantearnos si esta es una obra escrita por y para hombres.

            Por otro lado, aunque el conflicto árabe-israelí no se llega a explorar de forma extensa, ni cuando Mijael es llamado a filas por el ejército, lo que sí notamos es una especie de simbiosis entre la tristeza de la protagonista y la de pertenecer a la ciudad de Jerusalén, la otra figura principal de la historia. Su punto fuerte, pues, es la ambientación de la ciudad de Jerusalén. Gracias a la descripción hecha por Jana de su ciudad, tan poética, abstracta y llena de dolor, podemos llegar a sentir que la tristeza de Jana y la de Jerusalén son una: comparten la inicial, deseos y frustraciones y, en cierto modo, ambas se odian y se aman por partes iguales.

            Mi querido Mijael puede fallar a la hora de explorar los sentimientos del personaje principal de forma precisa, pero acierta, sin duda, si contextualizamos a Jana con Jerusalén, si comprendemos su descripción tan sentimental y poética de una mujer que rechaza las concreciones y la razón, pero abraza todo aquello etéreo.

            Y es que, si olvidamos nuestra falta de empatía por Jana y la carencia de la perspectiva femenina, logramos hacer nuestra la tristeza propia de Amos Oz a la hora de describir su propia ciudad en ella. Porque «Jerusalén sabe ser una ciudad abstracta» y Amos Oz es siempre el indicado a la hora de retratarla.

NOTA: 2/5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s